REX PÚBLICA

No tengo en muy alta estima a nuestra clase política y lo vais a notar.

 

 

BOX: UNA CAJA SIN SORPRESAS

Los nostálgicos nunca han perdido la esperanza de decirnos a todos lo que tenemos que hacer, decir o pensar. No les bastaron cuarenta años.

Pero como una de las mayores virtudes de los rencorosos es la de la paciencia, ahí están de nuevo, tocando gobierno, aunque sea por los pelos.

De Falange a Alianza Nacional, pasando por Fuerza Nueva, aquí tenemos otra vez a los chicos y chicas de la caspa, aquí tenemos a los muchachotes de Box, blandiendo sus arcos y flechas para cazar mamuts en la meseta esteparia porque no se han enterado que la última glaciación terminó hace doce mil años.

Que los ultras salten a la palestra es una desgracia, pero una desgracia que nos hemos ganado a pulso eligiendo junto a ellos a gentuza podrida, no mejor que los otros y que pactará con el diablo antes de perder su escaño su estatus y sus vicios pagados por todos nosotros.

Que la política española en general y andaluza en particular, es un patio de Monipodio, hace tiempo que lo estamos constatando, pero los personajes de Cervantes eran unas criaturas comparadas con las malas bestias que hemos puesto a vigilar el redil.

Esta vez os habéis pasado con el fino y la manzanilla.

 

DERECHA, DERECHO Y DERECHOS

El hombre es bípedo, mamífero, omnívoro, territorial, gregario y de derechas. Es así nos guste o no.

Desde la noche de los tiempos, un cromagnon que era lo que viene a ser Ciudadanos, o en su defecto, su ala menos refinada: un nehardenthal, que vendría a ser del PP, se despertaba en su apestosa cueva junto a una propia que olía a chota, rodeado de veinte parientes de distinto grado que no había dejado de roncar en toda la noche, los muy puercos, salía al exterior de la caverna, tomaba una gélida bocanada de aire puro y frio como la madre que lo parió, orinaba cubitos amarillos y reflexionaba mientras se rascaba la entrepierna: "esto de las comunas es una mierda"

Se dirigió al rincón donde almacenaba sus pertrechos de caza: una lanza con punta labrada en silex, un cuchillo de hueso, una honda de piel de bisonte, un arco de madera de encina, unas pocas flechas del mismo material y de incierta precisión y un carcaj también de piel de bisonte. Ese año se dieron bien. Aún así, se deprimió. Tenía que empezar a despertar a los demás hombres de la tribu que roncaban como cerdos y organizar una partida de caza donde no podía faltar su cuñado que era un cretino que en la última salida había atravesado el cuello del mejor cazador de la caverna. Cazar para esta panda de inútiles y repartir equitativamente las presas. ¡puaj!: "esto del comunismo es un truño".

Además había que dar ración doble a los enfermos y lisiados que no sólo no contribuían si no que gastaban recursos materiales y humanos tan caros de conseguir., por no hablar de las viudas y sus hijos, :"esto de la protección social en dislate!

Y así, ese simpático homo sapiens, fue forjando en su cabecita de 1.400 centímetros cúbicos, la posibilidad de ir dando por donde amargan los pepinos a su cuñado, a los enfermos y a las viudas y quedarse para él lo que cazara, buscarse una cueva más cuca sin tanta peña y llevarse sólo a un grupo de incondicinales que cazarían para él y un par de chorvas a los que pagaría con los restos correosos que no consiguiera trasegar.

Como sin duda se trataba de un buen ejemplar de macho alfa, un perfecto energúmeno con pocos miramientos para aplastar el craneo a los opositores, dicha figura prosperó y fue acumulando terriorios concubinas  y lacayos y con el devenir de los siglos puso marcas en la tierra y levantó sus castillos, los incondicionales se sentaban a su mesa y le llamaban "sire" y administraban sus pequeños feudo, sobras similares a las carnes correosas de antaño. Cada uno pagaba un ejercito de sicarios extraidos entre los más bestias de los muertos de hambre de sus propiedades para sangrar con impuestos a sus vasayos y defenderse de los ataques de otros "señores" , ya que ese título se adjudicaban dueños de otros reinos y señoríos con el mismo hambre depredador que ellos.

Y pasaron los siglos y se dieron un poco de barniz civilizador estudiando en Harvard, Yale, Oxford, Cambridg, La Sorbona y Deusto.

Y aprendieron a manipular a las poblaciones comprando los mass-media, ofreciendoles la milonga de trabajo paz y seguridad.

Supieron cómo a controlar los mercados corrompiendo a los gobiernos productores y estableciendo lobbies de presión en los propios gobiernos.

Compraron truños de empresas para reflotarlas artificialmente, revalorar sus activos y venderlas un mes después cuando el precio de sus acciones ha llegado a los valores deseados.

Comprendieron lo beneficioso de retorcer las leyes antimonopolio y todas la leyes, en genral, con su ejercito de leguleyos mamporreros.

Mirando para otra parte ante el desprecio por los derechos humanos, la explotación infantil, el tráfico de blancas y de drogas, las mafias y todo aquello que contribuía a crear más confusión y desesperanza en la población dejando un terreno abonado en aquél rio revuelto para salir al frente de su corcel blanco una vez más solo para prometer que los libraría de todo aquello sin la menor intención de hacerlo, porque el miedo en un excelente abotargador.

Y a los enfemos, los pobres y las viudas las sobras, si sobra algo, pero a los cuñaos, ojo, hay que ponerlos en un cosejo de administración aunque le peguen un tiro en un pié al mejor ejecutivo del consejo durante una batida en la sierra, que si no, lo pagas con creces luego en casa.

Ha pasado mucho tiempo desde el pepero de la caberna que no sabía que lo era. El actual, lo sabe y lo celebra y se rie en nuestras narices y nos dice: si tu no haces lo mismo es porque no puedes, porque de sentido humanidad, de la ética y de la vergüenza torera siempre han estado faltos.

 

PARÁSITOS Y PARIPÉ

En tiempos del PSOE al frente de este ayuntamiento, cuando creíamos en todo el mundo era bueno, cuando había dinero en las arcas municipales y esperanza en los corazones, las autoridades del municipio se dedicaron a lavarle la cara al casco viejo, a promover la construcción de obra nueva en los abandonados solares y a traer a las clases desfavorecidas, gitanos mayormente, a convivir en feliz armonía y gratis en definitiva, con los vecinos que venían habitando dichas zonas: clase media y trabajadores más o menos cualificados, pero trabajadores, en general, gente educada y respetuosa con su entorno.

El resultado fue el enguarramiento del casco, calles sucias, maceteros de basura y cochambre en general.

Y cuando se les acabaron las viviendas a estrenar en el centro, los ubicaron en los barrios periféricos con un resultado similar.

He visto deteriorarse un edificio por el único hecho de haber colocado allí una familia de ese tipo en un piso del entresuelo. Primero desaparecieron las hojas de las ventanas de la escalera, luego, los buzones, más tarde se dejó de limpiar porque la persona que limpiaba allí ya no se atrevía a ir a hacer su trabajo. La familia en cuestión se enganchó a la luz y agua de la comunidad, destrozó su puerta y el rellano y lo llenó  con todo lo que se agenciaba en sus merodeos por el barrio y por último, quien fuera, reventó la puerta de un piso de mi esposa y se llevó todo lo que pudo destrozando de paso lo que no se pudieron llevar.

Realizamos la correspondiente denuncia y se personó la policía científica con su maletín, sus polvos y su cepillito a hacer el paripé de que las autoridades se preocupan de la seguridad ciudadana. Les pregunté si se habían fijado en la señorial entrada de la casa, menearon la cabeza y siguieron con su trabajo científico. “He encontrado en la puerta la huella de una oreja, es pequeña”, dijo uno. La oreja que el niño aplicó sobre la puerta para ver si había alguien. No hace falta ser un lince, pensé yo, pero aquella gente venía a hacer su papel y no quise distraerles con mis observaciones de aficionado. Imaginé que ya vendrían otros policías a interrogar a los fulanos del entresuelo y a realizar una investigación más exhaustiva.

Sigo esperando un informe de sus pesquisas desde hace cuatro años. Soy optimista.

 

RECTIFICAR ES DE HABER ERRADO O HABER SIDO HERRADO Y  ENMENDARLO

Iluso que soy, voy a volver a pensar que sirvo para algo. Hace un tiempo fotografié unas placas de calles de Maluenda que aún homenajeaban a personajes nefastos de la historia de España, y tras publicarlas, se sustituyeron por otras menos ofensivas para los demócratas de bien.

Este verano se ha producido otro significativo cambio tras haber fotografiado y subido otra foto que recogía un desatino municipal en Calatayud: unos contenedores de basuras frente a un establecimiento que tenía como lema “La cultura del paladar”, como se puede apreciar en la fotografía y, un tiempo después, cuando volví por esa población, ya habían desaparecido.

Dejadme con esa ilusión, venga.

 

PRIMOR BUROCRÁTICO

Que le vamos a hacer, estoy nostálgico, a mi mujer le ha dado por revolver entre los papeles de sus padres y están apareciendo joyas burocráticas como la que mostré en mi anterior escrito y esta última que no tiene desperdicio.

Eran tiempos en los que la burocracia no tenía prisas, no como hoy que todo lo resuelve de la mejor manera posible y en tiempo record. No, antaño, los funcionarios amaban su trabajo y se esmeraban en confeccionar sus documentos oficiales con el primor de un amanuense, poniendo su amor con lacitos en cada oficio, y luego carajillito y faria, si señor, como Dios manda.

 

CUANDO DIOS ESTABA CON NOSTROS Y NOSOTROS ESTÁBAMOS COMO DIOS

No sé de qué nos quejamos, ateos impenitentes, hemos abandonado a Dios y aquí tenemos las consecuencias: crisis, corrupción, paro, desgobierno, … ¿cómo es que a nadie se le ocurrió congelar a Franco cuando estaba todavía vigente y conservarlo para tiempos difíciles como los actuales, lo mismo que cuando compras de más y congelas para una eventualidad como una guerra nuclear o por si aparece de pronto tu hermana, tu cuñado y su prole?

Miro ese documento que ha encontrado mi mujer entre los papeles de sus padres y me asalta la nostalgia. Yo tenía diez añitos, pero ya era consciente de que vivía bajo el manto protector de Dios, el Caudillo y la Revolución Nacionalsindicalista. Lo dicho, gobiernos imprevisores ….

 

CAMBIO ESPERPÉNTICO

Ya van dos cantamañanas que ante la pregunta de que opinan del cambio climático, uno respondió que tenía un primo que entendía de eso y que no creía en él. El sengundo cantamañanas no ha necesitado primos, ha dicho que se la pela y ya está. El primero fue Rajoy. El segundo, Trump.

Y es que luchar contra la destrucción del planeta no es popular en los círculos del poder ya que implica ponerse a mal con la industria, sagrado elixir que fluye por las venas de los grandes magnates y nos llena de mierda al resto del mundo.

Algún día sus mansiones de la costa serán anegadas por el mar, pero tranquis, que tienen otras a más altitud. Melania no podrá seguir bronceándose en Malibú, pero podrá esquiar sobre hielo en Puerto Rico.

Algún día un pariente de Rajoy se ahogara en C02 porque no tienen la pasta (creo) del imbecil color naranja y se tendrá que joder como el resto de la humanidad.

Se habrá consumado el cambio climático en la tierra algunos años después de que el cambio esperpético en política se materializara también.

 

 

POBRECITOS DICTADORES, NO LES TOQUEMOS LAS FLORES

Para aclarar dudas desde el principio, un dictador es un energúmeno que considera que sus gónadas son de tamaño superior a la suma de las de todos los ciudadanos a los que somete a su yugo, pasándose por tanto por el forro de los cojones la voluntad de las personas que, por obra y gracia de su soberanía y libre albedrío, han elegido un sistema democrático y unos representantes políticos para que lleven a cabo cambios profundos en una sociedad casi siempre injusta.

Hay que recordar que la forma que tienen los dictadores de acabar con la oposición de los disidentes a sus ilegales y arbitrarios dictados es el ejercicio de la violencia con el encarcelamiento, la tortura y la muerte.

Un vez sentadas estas bases, podemos pasar a rebatir las melonadas de los proclives al uso de la fuerza ilegítima para preservar la paz. Paz que en una simple ecuación podemos tachar también de ilegítima, ya que es la paz de los vencedores, ( pax romana) y que es la paz de los cementerios.

Melonada al canto: "si eres hombre de bien no tienes nada que temer" Eso es, con un par. Hombre de bien según esta lectura es todo aquel que tiene a bien no discutir los dictados del energúmeno, agacha la cabeza, ofrece trasero, penca en el curro hasta rreventar, no discute con sus jefes, respeta la autoridad, venga de donde venga, y donde le ponen el dedo, allí viene.

Otra melonada muy común es la de que "hacen cosas buenas", conocida también como el síndrome de Estocolmo, es decir, "me han privado de libertad, han avolido mi voluntad y me amenazan de muerte, pero son tan buenos que me dan de comer y me permiten mear".

Y ya la melonada premium es la excusa de que el país estaba en el caos hasta que ellos llegaron. Y es que el sentido del orden de estos prendas es el que se acomoda a acomodarse ellos, a sus pasteleras familias, amigos y amantes, y a realizar un creativo reparto de la riqueza que consiste en enriquecerse ellos y la peña antes mencionada.

En este florido marco nos encontramos cuando decidimos desahuciar a un dictador de su ilegítima tumba construida por la mano esclava de los vencidos en un aparatoso monumento fiel reflejo de su megalomanía. Y lo más gracioso es que los sucesivos presidentes de este país no han tenido redaños en cuarenta y tres años a enfrentarse a esos personajes de opereta que se oponen a la medida.

Ciudadano, dictadores: caca.

 

NEGOCIO RETONDO

Se ve que en cuanto te eligen en unas urnas te entran unas ganas irracionales de hacer cosas por tu comunidad que te ha elegido. Si hacerlas conlleva beneficios políticos o económicos, por supuesto, es secundario.

Hablemos pues de rotondas y de la memeces que las adornan.

La rotonda es una estructura vial que cumple una función inequívocamente positiva siempre que resuelva un cruce o una intersección de caminos … y merezca la pena por el tráfico que regula,  no lie y confunda, y por supuesto, no sea siempre necesario adornarlas  con el engendro escultórico del artista políticamente afín.

Las rotondas y sus adornos (o redondas para algún que otro cenutrio), son sobre todo un gasto considerable para el bolsillo de todos nosotros y un ingreso no menos considerable para unos pocos pseudoartistas y corruptibles. Replanteémoslas y, como los espirituosos, consumámoslas con mesura.

 

EL CAPULLO HA MUERTO, ¡VIVA EL CAPULLO!

Pedro lo ha hecho, parecía mentira, pero ha desbancado a Mariano, los humoristas llevan una banda negra en la manga de la sudadera. Y hecho esto, convocará una noche a toda la peña con la que ha tenido que pactar y montará una orgía en la que quien pondrá el culo no será él, si no todos y cada uno de nosotros.

Buen provecho.

 

UN PAÍS TONTO DEL CULO

 

¿Puede ser un país entero tonto del culo? Si lo dudas date una vuelta por tu barrio, escucha los parroquianos del bar de la esquina y coge un periódico para ver a quien han votado.

España lleva un retraso cultural, económico y mental del que me temo no salga ya nunca. Desde los tiempos más remotos, reyes inútiles; consejeros corruptos; militares veleidosos;  eclesiásticos hipócritas; burgueses insaciables y políticos sinvergüenzas, deberían haber conseguido que el español nunca se identificara con su país, que no se creyera en deuda con la tierra que lo vio nacer, y sin embargo, se ha jugado el pellejo en innumerables ocasiones dándolo “todo por la patria” mientras los hijos de los poderosos se escaqueaban, eligiendo en las urnas a impresentables, que se les llena la boca con “patria”,“honor” y “arrivaespañas” mientras llevan el fruto de sus saqueos a Suiza, Andorra o las Islas Caimán y para reafirmarse en su tontuna, van  colgando banderitas en sus balcones a la primera de cambio.

España forma a sus retoños según el criterio del último imbécil que reforma por enésima vez el sistema educativo concediendo la misma importancia curricular a la formación religiosa que a las ciencias o las humanidades, primando la nemotecnia sobre el razonamiento, alentando a que lean autores infantiles que escriben auténtica bazofia o clásicos con los que ni sus abuelos fueron capaces de sintonizar.

La universidad forma profesionales en disciplinas tocadas de muerte, les presenta una realidad social y económica falsa con supuestos que están absolutamente al margen de la realidad, echa al mercado y a la sociedad un número de jóvenes que no puede absorber el entramado económico y social del país,  cerrando los ojos a aquellas formaciones que realmente conforman el mundo en el que han nacido y el futuro que ellos deberían protagonizar.

Y ante todos esos desmanes, ¿reaccionamos de alguna manera? Si.  Nos vamos al bar de la esquina y arreglamos el país levantando la voz mientras una mano sujeta el vaso de cerveza y la otra rasca los genitales. “Pero no haré sólo eso, ¡qué va!,  reflexiona uno: “en las próximas elecciones les vuelvo a votar, ¡se van a enterar!”

 

 

DON DE LA OPORTUNIDAD

 

 

Ejercicio de agudeza visual: ¿ven algun contrasentido en estas dos imágenes?

Pista nº 1: en la primera imagen ya estaba la tienda de "delicatesen" cuando a algún genio urbanístico se le ocurrió colocar allí los contenedores.

Pista nª 2: en la segunda imagen ya estaban los contenedores cuando a otro genio se le ocurrió poner allí un banco para abuelos con el ofato abolido.

 

 

NI MONA, NI DE SEDA

Estas líneas están ilustradas por tres fotografías tomadas por un servidor entre los años 1.975 y 1.986 (hay una bella metáfora en que el plano sea cada vez más cercano).

En la primera, un destacamento de policía antidisturbios, uniformados de gris y a caballo, disuade con su presencia de veleidades camorristas por parte de ciudadanos que están hasta los huevos del dictador. El menda, privilegiado espectador, la inmortaliza a una prudente distancia de los cascos de los caballos y las porras.

La del medio, 1.982, policía antidisturbios, esta vez de marrón, vela por que los trabajadores en General Motors, entre ellos, servidor, no se desmanden pidiendo cosas tan razonables como un salario digno. A mi izquierda, fuera de plano, dándome ánimos, estaba la Puerta del Carmen, emblemático monumento de la lucha ciudadana.

En la tercera, de 1.986, uniformados, por supuesto, también antidisturbios, esta vez de color azul, intentan que no se les vaya de las manos la protesta organizada y pacífica de ciudadanos antimilitaristas que quieren que España salga de la OTAN. Me colé tras sus filas jugándomela un poco, pero ya eran polis democráticos, ¿no?

Los poderes públicos, siempre más preocupados por la estética que por la ética no tienen otra preocupación que la cosmética y la de hacer parecer que las cosas no son lo que son. Igual juegan a cambiar el fondo de armario de las fuerzas del orden para cambiar una imagen imposible de cambiar, que a manejar eufemismos para llamar a la corrupción “irregularidad administrativa”, a la incompetencia “desajuste presupuestario” y al latrocinio “inexactitud contable”, y así hasta el aburrimiento y el abatimiento.

No hay momento más terrible para un político que una buena foto en un mal momento, un micro abierto por descuido, o un “lapsus lingüe” en el que su astucia vigilante se ha tomado unas vacaciones.

Son maestros del maquillaje, del dismulo y del camuflaje, como una drag queen.

 

UNA DE ZOMBIS

 

    La literatura fantástica se ha nutrido históricamente de seres malévolos que chupan la sangre, se convierten en lobos en noches de luna llena, de momias que despiertan de sus tumbas milenarias cuando se aplica el adecuado ritual, de fiambres ambulantes, de monstruos fabricados con trozos de cadáveres, etc…… que desperdicio de imaginación cuando tienes a los fachas ahí mismo.

    La derecha “civilizada” y la derecha ultramontana dan suficiente miedo para no tener que perseguir pesadillas en la ficción.

    Si quieres conocer chupasangres, zombis, momias o cualquier otra sabandija repulsiva, sólo tienes que darte una vuelta por cualquier círculo de poder político, económico o social,  donde los verás materializados en un asqueroso chapapote que lo contamina todo, una mierda unida, cohesionada por intereses espurios, una porquería soberbia, endogámica y depredadora una masa corporativa pútrida, un lixiviado tumoroso presentando un frente sólido, un tejido social compuesto de "eminentes doctores", "insignes juristas", "preclaros políticos" , "beatíficos clérigos", "ejemplares alumnos", "virtuosas madres", "sacrificados soldados",  y "esforzados empresarios", todos ellos impermeables a cualquier cambio que no hayan decidido sus santos cojones.

    Y parece que va para largo. A joderse o a las barricadas (simbólicas, por supuesto, señor juez).

 

 

POLÍTICOS, PALETOS Y PELOTAS

En alguna ocasión he comentado cómo desde la casposa ética  y patética estética de los años setenta, apenas comenzada la nueva década de los ochenta, comenzó a florecer una estética también discutible a la que se podía perdonar porque venía acompañada de una nueva ética a cuyo calor medraba una creatividad desbordante y un hambre de libertad sin parangón en la historia de España.

Esto trajo consigo, es cierto, auténticos truños y estúpidos comportamientos en uso de dicha libertad, ya sea en forma de infumables "performances" o instalaciones artísticas en materia cultural o de una lamentable escabechina neuronal con psicótropos.

Pero eran tiempos de una fresca incorrección política, de no juzgar lo que hacían los demás y de darles un poco de aire para respirar.

Pero llegan los noventa y los meapilas peperos, los estreñidos por abuso de esnifar naftalina, los opusianos y los pervertidos en colegios religiosos a decirnos lo que podíamos y no podíamos hacer y mediante sus conexiones con el poder judicial a meter estopa a todo cristo que se meara fuera del tiesto.

Y las gentes de bien que tanto medran en regímenes autoritarios se suman a la merienda levantando sus estandartes rojigualdas y poniendo cartelitos de se prohíbe todo, por mis huevos.

Esta es la España que nos hemos regalado, un patio de Modipodio gobernado por truhanes y vigilado por mamporreros.

Buen provecho.

PERROS PELIGROSOS

El ciudadano, y en su representación los poderes públicos, ambos dos, regalan poder a verdaderos psicópatas que lo ejercen en beneficio propio, para satisfacer sus enfermas perversiones, para perpetrar sus corrompidos caprichos o para ejecutar sus inconfesables mezquindades.

Y es que no se puede ejercer un puesto de poder sin psicopatía ya que sus tomas de decisiones invariablemente afectan negativamente a otras personas y te tiene que importar un carajo destruir reputaciones, empleos, economías o vidas para no coger a continuación un revolver y volarte la tapa de los sesos.

Ningún ser humano tiene derecho a ejercer poder sobre otro, ni por iniciativa personal ni por la autoridad investida por otros. La autoridad bienintencionada no existe ni es un mal necesario. Lo realmente necesario es que el ser humano conduzca su vida sin la dirección y dictado de déspotas, inútiles y lameculos.

Es una verdadera plaga la de voluntarios que surgen en todo ámbito para decirte lo que tienes que hacer, cómo y cuándo. Si encima les confieres un poco de poder no tardan en escribirlo en reglamentos, ordenanzas y normas y con rango de ley.

No permitir atropellos de estos prendas ha de ser inherente a la dignidad como ser humano.


 

DÍA DEL ORGULLO REY

Por fin los machotes españoles tienen su día, el día de la declaración unilateral de independencia de Cataluña, 10 de Octubre al que concedo también unilateralmente el título "Día del orgullo Rey".

Y es que sería imperdonable que mientras nuestros amigos homosexuales sacan sus alegres carrozas y banderas arco iris a ondear en brisas de libertad, nuestros cuñaos salvapatrias no puedan sacar sus vetustas carrozas y enseñas rojigualdas, símbolos de su sentido orgullo por la monárquica patria.

Faltaría más.

BANDERAS Y BANDOLERAS

El genial Gila, en uno de sus más famosos esqueches parodia a un alguacil del ayuntamiento de un pequeño pueblo que pregona a toque de cuerno: "esta tarde se celebrará el esperado encuentro entre los valientes muchacho de nuestro Matalapuerca futbol club contra los desgraciados del pueblo de al lado".

No se puede resumir mejor un nacionalismo, una contienda civil y una rivalidad insensata.

Imagino ya a los primeros homo sapiens tirando huesos de mamut a los habitantes de la cueva de al lado y no para que hicieran cocido sino para descalabrarlos porque, ..... bueno, porque no eran de su cueva, porque cazaban de otra manera, se vestían de otra forma y pintaban bisontes en lugar de gacelas en las paredes de granito.

El hombre sólo se ha fijado en las diferencias de sus congéneres para sospechar de ellas en lugar de para aprender de las mismas. En cuanto ha podido ha confeccionado un gallardete y lo ha pintarrajeado para que se supiera desde lejos que este grupo humano no tenía nada que ver con aquel otro con el que compartía un 99,95 % de sus genes y que trescientas generaciones atrás, es más que probable que sus respectivos antepasados salieran del mismo útero.

Con sociedades más complejas se han multiplicado las posibilidades de adhesión inquebrantable a tal o cual territorio, credo, peña recreativa o timba de mus, y es que el ser humano no ha perdido el ancestral miedo a la soledad en la fría taiga y pierde el culo por acoplarse al primer grupo que le diga "ojos negros tienes", y por supuesto se tira de cabeza a partirle la crisma al primero que tenga una camiseta distinta, otro eslogan u otro himno.

Cuando se han acometido tímidos intentos por unificar los territorios o intereses, se ha llevado a cabo de manera meramente formal y cosmética o sólo ha servido para enconar aún más las posturas excluyentes.

La estupidez de rivalizar los grupos humanos ha derramado tanta sangre fértil, prometedora, impulsora de cambios hacia una sociedad mejor que ha retrasado el crecimiento humano de tal forma que puede que ya no tenga vuelta atrás.

Ni pertenezco ni simpatizo con ninguna manifestación gregaria y me declaro ácrata, agnóstico y apátrida desde ese mismo momento, un ser humano libre sin credos ni banderas

Y a quien no le guste, buen viento.

PODERDUMBRE

Me considero un librepensador (o "liebre-pensador" haciendo honor a la cabecera de la página), un francotirador intelectual y un ácrata incapaz de unirme a nada ni a nadie, desprecio especialmente el poder unipersonal o colectivo. Y es un problema porque aún estoy en vigencia.

Como ciudadano, hace sesenta y dos años que camino por el mundo y he sufrido al infame dictador y a los energúmenos "democráticos" que lo siguieron, como administrado y usuario he padecido los arbitrarios caprichos de  funcionarios capullos y de empleados cretinos más o menos el mismo tiempo y como trabajador  he soportado durante treinta y ocho años a una sucesión de déspotas y de gilipollas sin número.

Y es que el poder, ya sea impuesto o estúpidamente elegido, está ahí no para dirigir y mejorar nuestra existencia sino para hacérnosla insoportable.

Al poder se llega por las armas, por astucia depredadora, o por miserable sumisión, y ningún camino me parece respetable.

Cuando un fulano levanta el dedo para ofrecerse como representante de alguien habría que convencerlo para que se lo metiera en el culo.

En una ocasión  oí una frase de la que he hecho bandera desde entonces: "el mejor líder  debería ser colgado con las tripas del peor".

Todo ello, dicho de forma simbólica y sin acritud.

EL MOVI-MIENTO

 

En la imagen vemos a Mariano Rajoy representando la perfecta metáfora de su política: aparentar moverse para seguir en el sitio.

España ha conocido a monarcas inútiles (perdón por la redundancia), consejeros reales sinvergüenzas, dictadores canallas y toda clase de políticos miserables, y cuando ya creías todo eso superado, se presenta a las elecciones un partido de fachas y los mismos ciudadanos que ya deberían estar vacunados contra toda clase de malhechores, les votan y aplauden con las orejas, y lo que es peor: lo hacen sabiendo que al frente de los prendas estará el presidente de gobierno más inverosímil (dejémoslo así) que han conocido los tiempos.

Nada, Mariano, tu sigue, que al final está el arco iris.

¿SABEN AQUÉL QUE DIU...?

Por una vez voy a reconocer que a veces generalizo demasiado. Por ejemplo: los catalanes. He realizado en ocasiones una descripción poco favorable de tan desternillante pueblo. Fíjense si no en Casen, Eugenio, Barragán, La Trinca, Tricicle, Els Joglars, Dagol Dagom, Pepe Rubianes, Andreu Buenafuente o Berto Romero,  todos pata negra del desgüeve, ilustres representantes de un pueblo "nasío p´a escojonar".

Vuelvo a ser injusto y mezclo churras con merinas. De los mencionados algunos ya no están con nosotros desgraciadamente, pero todos han gozado en algún momento de una característica común: un cerebro privilegiado capaz de ver el mundo con sentido crítico tomándose a chirigota las soflamas independentistas que tanto aplauden su paisanos, que también provocan la hilaridad, pero de puro burros.

MISTER BEAN-DEMONT

Ya no veo la tele ni escucho la radio ni leo la prensa como ya he mencionado algua vez, pero como no hay manera de evitar la agresión de las imágenes machaconeadas por los medios, de vez en cuando me veo obligado a ver la jeta de mister Bean-demont y reflexionar sobre tan patética figura e imaginármelo como una mezcla de sí mismo y del absurdo Mr Bean.

Hasta ahora sólo había demostrado ser un payaso, pero desde su huida a Bélgica ha demostrado ser también un cobarde, un acusica y un memo.

Mister Bean-demont imagina en sus sueños más húmedos que proclama la independencia de Cataluña, que el gobierno de España se rinde a sus pies y que el pueblo de butifarra y barretina lo aclama gritando: "t´estimu, t´estimu", pero cuando se despierta, se enfrenta ante la fria realidad de que el gobierno de España, por una vez, hace algo razonable y lo destituye y que los trasegadores de calsots le piden que se aclare de una puñetera vez.

Ante tan abrumadora realidad, el soplagaitas se pira a Bélgica a pedir asilo político y para evitar que la justicia española sea injusta y le haga pupa. Al menda le importa un carajo la que ha liado y sólo le preocupan las consecuencias de sus babeantes ocurrencias.

Se ha comportado peor que un sátrapa, lo ha hecho como un imbecil con poder. No entiendo qué diferencias proclaman los catalanes respecto del resto de españoles si regalar poder a imbéciles es una característica común y muy española.

 

PANDEMONIUM

Pandemónium, según la R.A.E. es la capital imaginaria del reino infernal. También se suele emplear como sinónimo de situación descontrolada: “aquello era un pandemónium”. Yo voy a emplear ambas acepciones para el entretenido escrito que estáis leyendo, solo que en lugar de “capital imaginaria”, me referiré a un país muy real: el nuestro, y como situación descontrolada, me referiré a la actual.

España se ha convertido en una nación de ciudadanos subvencionados ya sean etnias autóctonas problemáticas a las cuales los servicios sociales han sobreprotegido hasta fuera del límite de lo comprensible; parados de larga duración; u otras personas en situaciones más precarias como los inmigrantes.

Siempre he sido defensor de causas perdidas y entre ellas, la de ayudar a las personas sin recursos, pero para ello han de establecerse algunos criterios, verbigratia:

1) No se da un duro a etnias autóctonas por la sencilla razón de que jamás han aportado nada a este país y como recompensa se ejerce con ellos discriminación positiva negando recursos a ciudadanos que han contribuido a las arcas del estado con sus impuestos durante toda su vida. Personalmente he visto realizar una compra en un supermercado, cuyo pago realizaron con una tarjeta de ayuda social del Ayuntamiento, con el curioso contenido de marisco y refrescos, todo ello, sin duda, alimentos de primera necesidad, o saquear y destruir todos los elementos comunes de un inmueble gracias a la estúpida actuación de los servicios sociales que los "integraron" en una comunidad de gente trabajadora. Y no lo he oido: lo he sufrido en primera persona como damnificado, porque para mi desgracia, convivo con elementos como estos en mi barrio desde hace más de cincuenta años.

2) A todo ciudadano de nacionalidad extranjera sin ingresos se le concede un año de gracia, pasado el cual se le facilita el regreso a sus países con las únicas excepciones de que se trate de naciones con hambrunas o masacres.

3) A las naciones del primer mundo que sin duda protestarían por las medidas antes descritas, se les endosan aquellos inmigrantes contemplados como excepción en el apartado anterior.

4) Se da una patada en el culo a políticos y asistentes sociales más preocupados por mantener sus puestos que por la viabilidad de una economía al borde del colapso.

Y aquellos ciudadanos que se escandalicen con mis palabras, que realicen un ejercicio sincera introspección y procuren no echarse a llorar.

 

LA SUPERVIVENCIA O EL PRINCIPIO DE ARQUÍMEDES APLICADO A UN CAGARRO

No voy a hablar de los catalanes, que si siempre me han empalagado, ahora me tienen al borde del vómito.

El bonito tema que me ocupa hoy es el de la supervivencia. Concretamente: la de aquellas personas refractarias a cuanto les rodea siempre que no tengan la oportunidad de sacar algún beneficio de la situación. Estoy hablando de trepas que adquieren posición en sus empresas a costa de venderse y vender a los demás, de los sinvergüenzas que te atan a contratos tramposos sin posibilidad de llevarlos a un juzgado, de los “empresarios” que aprovechan la baratura laboral para contratar a trabajadores en régimen de semi esclavitud y a los mercachifles que ven perfecta la situación de enfrentamiento nacional que nos ocupa haciendo su agosto en octubre como vemos en las fotografías, por cierto,  la del chino la puedo entender porque soy un ciudadano imbécil que acepta sin rechistar su mafiosa instalación en España, pero la otra es de un ciudadano español al que se la pela todo menos “la pela”.

Todos ellos son supervivientes, los encontrarían vivos tras un holocausto, y es que como una vez leí no sé dónde, la mierda siempre sale a flote.

 
 
 

¡DE QUÉ VAIS!

 

Soy aragonés y estoy en contra de la independencia de Cataluña, y me fastidia un poco esta posición porque no me gustaría que se me asimilara a los salva patrias que estos días han engalanado sus balcones con banderitas de España.

Cataluña ha sido siempre un vecino indeseable para Aragón: sus fechorías han ido desde reclamar el trasvase del agua del Ebro hasta travestir la historia de Cataluña adueñándose con más cara que espalda de reinos, enseñas y patrimonio exclusivamente aragonés.

Pero cuando cruzan la línea definitiva de pretender desgajarse del cuerpo del país, como una extremidad que se ha vuelto loca, me tocan en un punto erógeno que viene a estar justo en mis gónadas.

Cataluña se ha convertido en una región rica y una de las dos más independientes de la nación,  entre otras cosas gracias a los aranceles textiles creados por el gobierno de España en el siglo XIX que obligaba a consumir sus productos al resto de españoles, a Manuel Hazaña, presidente del gobierno español en la república que les otorga el primer estatuto de autonomía, a un fascista que les tapó la boca con industria e infraestructuras. Su tejido productivo y humano ha crecido gracias a la inmigración nacional recibida en los duros años de la posguerra porque ahí se iba casi toda la industria gracias a Paquito “el rana”, inmigración, por cierto maltratada y vituperada con calificativos como “charnegos” por los simpáticos catalanes.

Así, hoy, sus políticos, se erigen en abanderados de la causa independentista como si su región no tuviera problemas más acuciantes, y el  pueblo, como una manada de borregos se deja arrastrar hacia una iniciativa descabellada, ilegal e injusta para el resto del país que vería como una región enriquecida a costa de empobrecer a otras, se va con las peras y las pelas.

Los machitos carpetovetónicos no han tardado en sacar sus enseñas nacionales del baúl con naftalina donde guardan el uniforme de la falange de su abuelo. Me la sudan sus estupideces y ardor guerrero. Yo estoy en contra de la independencia, no por idealizadas razones políticas, sino por puro pragmatismo.

Por mí como si os queréis tirar al mar, buen viento, pero devolved antes la pasta.

 

YA OS VALE

 

Maluenda, provincia de Zaragoza (Spain), ha tardado cuarenta años en descabalgar de sus calles a los fascistas. En 2015 subí las fotos de la izquierda a Flickr, y en 2017 he vuelto a fotografiar en dicha localidad llevándome esta agradable sorpresa. Aunque es poco probable, me gusta pensar que he tenido algo que ver.


 

BOCADILLO DE CHORIZOS

 

                Y una vez aterrizado en su vida cotidiana, se impone orientarse: usted es el pan del emparedado de la imagen, que al contrario de lo que suele suceder, se encuentra entre dos chorizos.

                Por encima tenemos a los ibéricos, pata negra del embutido choricil, ladrones de guante blanco, cuello blanco y rostro Portland, con chollo partidario y coche oficial. Sacan tajada de comisiones de obras públicas, de concesiones, de falsas asesorías, de negocios incompatibles con su cargo, de recalificaciones y las más de las veces por el sencillo procedimiento de meter la mano en la caja pública.

                Por debajo de nuestro magro cuerpo de pan integral tenemos al chorizo arrabalero, de mano sucia –no sabe lo que es un guante-, cuello negro –no sabe lo que es el jabón- y dura jeta –no sabe nada de marcas de cemento-. Sólo sabe dar por culo a la gente trabajadora para menguarle su ya menguado patrimonio. No tiene cargo alguno, ni si quiera de conciencia. Roba miserias como mísera es su vida. Es un mierda con pedigree.

                El uno y el otro han nacido para joderte la vida, para hacer de este mundo un lugar asqueroso donde nunca puedas estar seguro ni tranquilo y a los que las autoridades no molestarán salvo para hacer el paripé de que hacen su trabajo de vez en cuando, porque la autoridad misma está moralmente tan corrompida como ellos.

                Bienvenidos al estado de su derecho.

 

EL LOBO CUIDANDO DE LOS BORREGOS

 

                Me quedé con ganas en el anterior escrito de abordar el binomio libertad-seguridad con más amplitud, así que voy a explayarme un poquito más a gusto.

                El concepto “LIBERTAD” es para todos los ricos y poderosos un serio problema, porque al igual que las riquezas materiales, la libertad es algo de lo que se creen únicos y legítimos poseedores para seguir haciendo lo que les salga de sus santos cojones.

                Por tanto, el poder siempre ha ejercido un férreo control sobre los miserables bienes y libertades permitidos a los ciudadanos. Al igual que un avaro, el puñetero vigía de occidente, ha mirado receloso como crecía nuestra autoestima y dignidad al poseer pequeños bienes y míseras parcelas de libertad. Nunca le ha gustado demasiado vernos autosuficientes, así que ha interferido todo lo que ha podido sembrando el pánico a través de aquellos medios de comunicación, que casualmente son de su propiedad, anunciando la llegada del apocalipsis, no en su versión ecuestre, un poco pasada, sino en las nuevas y más chulas de terrorismo, delincuencia, paro y desgobierno.

                Y una vez expuestas al personal las calamidades que le pueden acaecer si va haciendo uso de su libre albedrío, ponerles el lazo está chupado: en aras de la “SEGURIDAD”, el usuario traga lo que le echen: Leyes como la “ley mordaza”, presencia policial hasta en la sopa, humillantes controles de seguridad y chulería institucional, medidas sorprendentemente aplaudidas por más de un ciudadano y más de dos, hay que joderse.

                Si le apetece usted puede ingerir estos cuentos tanto como le plazca, pero la realidad, es que, como se ha venido demostrando desde el 11-S, el 11-M y otros terribles días sin apellidos, las supuestas medidas de seguridad no han asegurado una mierda, y solo han servido para cernir un poco más la correa a nuestro cuello.

                Y si no me crees, abre los ojos.

 

TURIORRISTAS

 

    Todos los años para estas fechas tengo la inenarrable experiencia de pasar por un control de seguridad aeroportuario. Es imposible parecer inocente. Llevas un montón de objetos potencialmente peligrosos como las llaves, el cinturón, el movil, el reloj, el bolígrafo y los empastes. Y cuando ya te has despojado de todos estos objetos que configuran lo que te hace persona, un pichacorta uniformado al que le mola humillarte, te mira como a ese peligroso turista que sin duda eres y te señala el bote del champú y la crema hidratante y te dice que no puedes entrarlo en la cabina, que te tienes que deshacer de ellos. Tu te quedas con esa cara de gilipollas que se te pone ante una autoridad que te lee la cartilla y farfullando lo tiras a un contenedor "ad hoc" que han colocado a tu lado previendo lo imbécil que eres.

    Eso sí, tu subes al avión mucho más tranquilo sabiendo que nada ha escapado a la entrenada mirada de los guardias de seguridad y que, sin duda, ese contenedor donde has tirado tu excentricidades cosméticas será sellado y desactivado por el especializado cuerpo de la NRBQ (Defensa Nuclear, Radiológica, Biológica y Química) 

 

EN BOCA CERRADA NO ENTRAN HOSTIAS

    Ya es otro día, y de nuevo toca iglesia, fabricante de humo y fuente inagotable de humor y de horror. Queridos hermanos: hoy analizaremos cómo una institución milenaria, hipócrita siempre, criminal -sin castigo- en alguno de sus periodos, corrupta y corruptora ocasionalmente por obra y gracia de algunos de sus miembros -nunca separados de su seno-, se permite opinar sobre lo divino (allá ellos) y sobre lo humano (pobres de nosotros).

   Consejera matrimonial sin conocer las mieles ni las hieles de la convivencia marital -aunque sí de la coyunda de pascuas a ramos-, instigadora de comportamientos éticos para sus parroquianos -manda huevos-, vigilante de virgos -y despojadora de ellos ocasionalmente-, represora de lividos -dominus magister inter hominis-, la iglesia no ha perdido ocasión de meter sotana donde nadie la ha pedido opinión, ha bendecido baterías de artilleria golpistas durante la guerra civil, ha mirado a otro lado durante el holocausto, y ha compartido mesa y palio con dictadores, azote de la homosexualidad cuando es común entre sus miembros, obligados o no por unos dictados absurdos impuestos hace siglos por las mentes enfermas que habitualmente han gobernado la cosa.

    Personalmente, me contraeduqué en un colegio de curas. He visto a un religioso tirar del pupitre a un compañero de una hostia -sin consagrar-, he recibido yo mismo algún que otro sacramento de la misma índole del mismísimo fundador de mi personal Auschwitz, canónigo del Pilar para más señas,  y cuando quise huir, la única inquietud que desperté en mi ensotanado tutor fueron mis hábitos masturbatorios.

    Siempre que he recurrido al onanismo, he visto ante mí su anhelante jeta y todo se ha venido abajo. ¿Sería lo que pretendía?

 

ANALISTOS

                Después del éxito de los socialistos y siguiendo su estela, llegan los analistos. Un analista es un tipo que tras pasar o no por la universidad se especializa en una determinada materia, verbigratia: la economía, la política,etc. Donde no llegan sus conocimientos, es decir, a todas partes, llega su capacidad innata de aprovechar las situaciones, reptar por los despachos, satisfacer egos ajenos y un total desinterés por la ética y la veritá. De este modo tan chulo, se dedican a calentar asientos en tertulias mediáticas y en foros de toda índole.

                De analista a asesor hay un paso y mucha pasta modorra de por medio, así que si perseveran puedes verlos en consejos de administración, sedes partidarias, organismos internacionales y en Alfa Centauri preparando su expansión.

                Lo chungo de todo esto es que no dan ni una en un  99,99 por ciento de los casos, pero a nadie le importa un carajo mientras los niveles de audiencia sigan subiendo y los dividendos lluevan como maná desde nuestros bolsillos.

                Si supieran un mojón de economía o política estarían tocándose los gemelos del sur en el caribe y no asistiendo a soporíferas veladas con gente aún más soporífera.

                Yo por mi parte voy a despedir a mis “coachs” que me tienen comiendo la oreja todo el rato.

                Ya hablaré de ellos algún día.

 

CONTRAINTELIGENCIA

    Seré breve: algún melón del Ayuntamiento de Zaragoza ha pensado que ese es un sitio excelente para sentarse a descansar. (Una pista: los contenedores ya estaban al poner el banco).(Una idea: poner los contenederos en el despacho del alcalde).

 

DESPOTISMO CAZURRO

    No voy a hablar de dictadores, o sí, ya veré según discurra este escrito. La foto es porque no encontraba otra más aparente para ilustrar a los despotas de bajo nivel cultural.

    En realidad quería reflexionar sobre aquellas personas con cierto nivel económico o social que no habiendo leido un libro en su puta vida, se permiten tener una opinión sobre todo, y lo que es peor: imponerla. Los de arriba por lo menos se han leído el reglamento de sus respectivas armas, incluso uno de ellos escribió uno muy tocho sobre su lucha o su ducha o su trucha, no estoy seguro.

    Lo gracioso es que, como tienen dinero o poder -habitualmente ambas cosas-, el común de los pelotas, como apóstoles de un cretino que son, obedecen y predican sus rebuznos a quien quiere y a quien no quiere oirlos.

    Esta sarta de indocumentados expone, y si les dejas, impone sus opiniones, estúpidas pero inofensivas en algunos casos -digamos rico hecho a sí mismo-, o áltamente peligrosas en sátrapas en blanco y negro -ut supra-, o en oligoescasos de color naranja que no mencionaré para que no se me prohiba la entrada en Estados Unidos.

 

PODEROSOS HIJOS DE PUTA Y GUSANOS MAMPORREROS

   

     Soy creativo, pero a ratos, a temporadas. Puedo pasar de una actividad febril a la más paralizante abulia en cuestión de un par de días. Observo que tan peculiar fenómeno obedece a diversas causas: la inactividad puede desencadenarse bien por un periodo de inusitada paz interior; bien por desinterés de lo que le pase a este jodido mundo; o como ocurre en el presente periodo lectivo , por sobrecarga emocional.

    Y es que el viejo axioma con sus variaciones de “si los cerdos volaran nublarían el sol” ya se está dando, como una profecía de Nostradamus. Desde todos los rincones del  poder político, económico, social y religioso, despegan cada día piaras de cerdos para tapar el sol y privarnos de algo imprescindible para el buen discernimiento: la claridad, la luz que desvelaría sus chanchullos. Son los poderosos hijos de puta cagándose desde las alturas sobre el guano donde se arrastran los gusanos mamporreros incapaces ni tan siquiera de levantar la voz para quejarse.

    Que te den por el culo, humanidad.

 

      

REYEZUELOS, REYECILLOS Y REYES CON DOS COJONES

    

La Audiencia de Palma ha absuelto a la Infanta Cristina de los delitos fiscales que se le imputaban en el caso Nóos. No así a su marido el señor Urdangarín que ha sido declarado culpable de los delitos de prevaricación, malversación, fraude a la Administración y falsedad documental… todo al parecer sin que su alteza real doña  Cristina Federica Victoria Antonia de la Santísima Trinidad de Borbón y Grecia se coscara un ápice. Sinceramente…, yo estoy casado y mi mujer sabe con sólo mirarme qué he hecho en las últimas veinticuatro horas, meses e incluso años.

    No hablaré más sobre el asunto infanta-infanto-pasta, sino de una cosa menor:  la monarquía española.

    Los españoles, que tanto hemos disfrutado de esa forma de estado que es ser liderados por derecho de bragueta, hemos conocido a reyezuelos godos en la baja edad media, reyecillos regionales en la alta edad media y reyes ya con dos cojones en tiempos más contemporáneos: las dinastías de los Austrias primero y de los Borbones después.

    Consanguinidad con lo que conlleva de replicación e incremento congénito de la idiotez, displicencia, o sencillamente maldad, han aportado a este desgraciado país los mimbres para ser uno de los más atrasados de Europa.

    Cuando Juan Carlos I accede al trono de España lo hace con la trampa de meterlo en el título II, Artículo 56 de la Constitución Española, mediante la añagaza de que si no aceptamos este imperativo, no aceptamos la Constitución. Ríete tu del caballo de Troya.

    A pesar de dicha imposición, en general el nuevo monarca es aceptado por la sociedad española debido al markenting institucional, al silencio mediático de su vida privada y al espaldarazo que supone su aparición en los medios –tras cuatro horas de iniciado- del intento de golpe de estado escenificado por un teniente coronel de la Guardia Civil: Antonio Tejero del que …hasta el nombre es cutre.

    Pues bien, cuando la sociedad española casi se había reconciliado con la monarquía, reaparecen los viejos vicios de la sangre azul que hacen sangrar una vez más al pueblo por muy soberano –¡hay!- que se crea el muy cretino.

    Una vez más los Borbones nos toman el pelo, se ríen de nosotros y se fuman un puro. El que suscribe, como tantos otros españoles, en su candidez, confió en el monarca de los rizos de oro como un tipo guay que venía a una incipiente democracia a lavar la cara a una España andrajosa de cuarenta años de dictadura, pero, lo siento, Juancar, habéis perdido mi confianza. Sólo confío en que los prohombres que dirigen mi patria también hayan caído en la decepción y convoquen a referéndum para aprobar una reforma de la Constitución, ya sin figuras anacrónicas al frente de este maravilloso país.

    ¡Qué le vamos a hacer, sigo siendo un iluso!

 

 

CINCUENTA AÑOS PARA MEAR Y NO ECHAR GOTA

DECADA 1970
    Corría 1976, yo cuplía 21 años y la mayoría de edad de la época, manda güevos ya que los 21 años de entonces eran como los 41 de ahora, vamos que te salía conocimiento por las orejas. Pues bien, quiso el destino que mi primera ocasión de votar como súbdito de la dictadura fuera ese año, recien estrenada mi mayoría de edad, fuera para la aprobación en referendum de la Ley de la Reforma Política, vamos que si nos apetecía un poco de democracia después de cuarenta años de palo y tentetieso. Esta maravillosa gesta fue propiciada entre otros por un falangista: Adolfo Suarez Gonzalez, a la sazón primer presidente de la recien nacida democracia española.
    Los 70, años convulsos e ilusionantes trajeron la democracia, el fin de la prohibición del Partido Comunista, pero también los asesinatos de ultras de toda calaña, bestias protohumanas con 9 mm Parabellum y Goma-2 en lugar de garras y colmillos.
DECADA 1980
    La decada de los 80, no menos convulsa (intento de golpe de estado en 1.981), casi se inaugura con algo impensable tan solo cinco años antes: el Partido Socialista Obrero Español gana las elecciones generales de 1.982. Los rojos habían llegado al Gobierno. Primer ejecutivo progresista en cuarenta y seis años, los chicos de la chaqueta de pana con Felipe Gonzalez Marquez a la cabeza, se pusieron a hacer cosas para quitarle la caspa y el olor a naftalina a nuestro querido y maltratado país y a devolver la dignidad de ciudadanos a sus moradores.
    Pero los años pasan, el miserable polvo desgasta el granito y los escándalos y los chorizos desgastan los partidos, y el PSOE toma una deriva “de culo y cuesta abajo”, las panas se cambian por sedas y la conciencia por un puesto en un consejo de administración.
DECADA 1990
    Pedro J. Ramirez, director de El Mundo se pasa unos cuantos años vendiendo periódicos y echando en dosis homeopáticas toda la mierda posible sobre el PSOE, el cual merecidamente pierde las elecciones frente al PP en 1996… y llega el mejor imitador de acentos que ha conocido el mundo: José Mª Alfredo (si. si, Alfredo) Aznar López que nos introduciría en un nuevo mundo de sensaciones (o al menos así llaman los sado-maso a sus prácticas). El guripa se dedicaría sistemáticamente a besar el culo a empresarios, ultraconservadores, neoliberales y presidentes de naciones de piel blanca y de pelo rubio. Después de apoyar el bombardeo de Irak (que no tiene la piel blanca y el pelo rubio), siguió contribuyendo al bien de la humanidad mirando a otro lado mientras sus  chorizos más próximos (íntimos) y menos próximos se dedicaban a dilapidar el dinero público que escamoteaba miserablemente a la enseñanza, la sanidad, las pensiones y la investigación, por ejemplo.
DECADA 2000
    El país se enfadó un montón con él, y en la siguiente década (2.004) dice que ya no le ajunta, que ha encontrado un doble de Mr Bean muy apañado cuyas cejas circunflejas le confieren un aspecto de espabilado de aupa:  José Luis Rodriguez Zapatero…, que acabaría demostrando que muy espabilado no era y dio la puntilla definitiva a la PSOE.
DECADA 2010
    Y llega en 2011 al poder el vertebrado con metabolismo más lento después de los úrsidos: Mariano Rajoy Brey. Tras demostrar sobradamente su total inutilidad como lider y su absoluta miopia como jefe de casting, los españoles, a falta de “algo” mejor, y a través de sus cenutrios representantes, vuelven a elegir al merluzo de presidente de gobierno por otros cuatro años.
DECADA 2020
    España se va a la mierda. A disfrutarlo.
 
 

CARTOON PIEDRA

    Una vez más, los norteamericanos, salvo honrosas excepciones, tienen el presidente que se merecen: un rico facha, hortera, machista, xenofobo, homofobo, un cerdo impresentable hasta en un burdel, que deja en buen lugar a Nixon, Reagan y George Bush junior juntos . Es un “cartoon”, una caricatura con patas que por desgracia va a dirigir la política interior y exterior de iuesei, es decir de todo quisque. Alguien dijo hace muchos años que la mejor demostración de que cualquier norteamericano puede llegar a presidente es el propio presidente. Dios nos salve a todos.   

 

TO THE PRESIDENT (THE TRUE ONE)

   Dear Mr Obama. Would you be so kind to send us your sixth fleet to remove our actual government and add our country like your 51th state?. We celebrate allready Christmas with Santa and Halloween, we eat burgers, hot dog, popcorn, we watch your films, wear jeans, drink Coca Cola and we consume all your shits. Virtually we are already americans. You can send to Donald Trump to governor: we no appreciate the difference, he is allready rich and he would not steal us, and would be the first Spanish representative who speaks good English.

    Yours faithfully: an spanish of shit.

Traducción (más o menos)

Señor Obama. ¿Sería usted tan amable de enviarnos su sexta flota to echar a nuestro actual gobierno y sumar nuestro país como su estado número 51? Ya celebramos las navidades con su Santa Claus y Halloween para Todos los Santos, comemos hamburguesas, perritos calientes y palomitas, vemos sus películas, vestimos pantalones vaqueros, bebemos Coca-Cola y consumimos todas sus mierdas.

Somos prácticamente americanos. Podría enviarnos a Donald Trump de gobernador, no notaríamos la diferencia, además él ya es rico y no nos robaría y además, sería el primer representante español que habla bien inglés.

Suyo, cordialmente, un español de mierda.

 

Y EL DINOSAURIO CONTINÚA

    Cuando desperté, el dinosaurio aún estaba allí, iniciando nueva legislatura gracias al mamoneo de Ciudadanos y al mirar para otro lado del PSOE.

    De Podemos, Juntos Podemos y Juntos nos vamos a la Mierda, sólo se me ocurre decir que quieren hacer una nueva política con tácticas más viejas que la sífilis y sin estrategias reconocibles.

    Los niños bonitos de Ciudadanos apoyarán a cualquiera que tenga alguna posibilidad de ganar y por tanto de obtener réditos ellos mismos, pero se les puede perdonar porque aún no han tenido oportunidad de destrozar España.

    Pero que el PSOE se abstenga para que pueda volver a gobernar el rey de los merluzos, con la escusa de que unas nuevas elecciones harían pupita a España, no se lo creen ni hartos de grifa. Ellos sabrán lo que pasa por sus podridos cerebros.

    Lo que de verdad hace daño a España es la cantidad de sinvergüenzas con acta parlamentaria, presidentes autonómicos saqueadores, alcaldes  y concejales chorizos que PP Y PSOE han repartido por toda nuestra geografía, y cualquier llamada a las urnas siempre será mejor que la permanencia en el poder de unos individuos que en el mejor de los casos son tan solemnemente gilipollas que no se han enterado que tienen la casa llena de ratas.

 

ECONOSUYA

 

    Una vez más hemos metido zorras a cuidar del corral. Y lo sabíamos, ¿verdad? ¿Somos tontos? Si. Pues eso, pero tu sigue quejándote de los recortes y de la corrupción, llorale a tu vecina, caliéntale la oreja a tu conyuge y sigue doblando la cerviz. I love you, cretino.

 

ESCHERICHIA COLI

    Cuando me siento oprimido y pienso en aquellas fuerzas responsables de la opresión, me cuesta hacerme una imagen clara de las mismas, porque ¿qué es al fin y al cabo el poder?, ¿un montón de individuos encumbrados que toman todas la decisiones por nosotros?, no se, un poco abstracto, así que me he puesto a pensar y he llegado a la conclusión de que el poder no es la suma de una serie de individualidades, sino un solo organismo, un organismo vivo dentro del cual vivimos. Un mastodonte insaciable, con un hipertrofiado aparato digestivo, y dentro, nosotros: bacterias intestinales, Escherichia Coli, trabajando desde el nacimiento hasta la muerte para abastecerlo de nutrientes, y alimentándonos de lo que desecha, vamos, una mierda. Sólo me consuela pensar que al fin y al cabo, somos muchas bacterias, y algún día bajará sus defensas. Paciencia.