CENSORES Y CASTRADORES

 

La de peña que siempre está dispuesta a callarte la boca. ¡Qué obsesión!

 

EL DERECHO A OPINAR LO QUE ME SALGA DE LOS COJONES

Hemos asistido en los últimos tiempos al celo de la Fiscalía para empapelar a artistas y ciudadanos corrientes cuando hacían uso de su libertad de expresión. Claro que era una Fiscalía hija de un partido corrupto e intransigente con la libertad, partido, que a dios gracias ya se ha ido a tomar por culo.

Pero no alegrarse aún. Todavía queda un montón de intransigentes, y no dudéis que los vais a ver también en los órganos y cargos que surjan de este nuevo orden, ...y en el ejercito de ciudadanos con alma represora que tuercen el gesto ante una opinión gruesa y siempre se muestran dispuestos a hacerte ver el error de juicio que cometes o a dispararte:  "esa es tu opinión" (no, será la tuya, no te jode), o también: "antes de opinar, infórmate" (si, claro, me haré experto en todas las áreas del conocimiento, no vaya a ser que emita un juicio que no se ajuste a la realidad o al criterio que a tí te salga de los huevos).

Me vais a permitir, dictadores de pacotilla, que opine lo que me salga de los cojones.

 

AL PAN, SIN SAL Y AL VINO, SIN ALCOHOL

    Cada día que pasa me encuentro con más mojigatos around the world. Gente siempre dispuesta a poner sordina en la intención o en el tono de tus palabras. Personas a las que ofende más la expresión del desacuerdo que la injusticia que lo provoca. Nos hemos vuelto una sociedad de gheisas frente a los poderosos. Pues venga: polvos de arroz en la cara y vaselina en el culo.