FOTOGRAFÍA

    En 1981 compro mi primera cámara réflex con la sana intención de fotografiar todo lo que se mueve o no se mueve, si bien los inevitables costes del revelado te hacían ser selectivo a la hora de disparar. En el 2010 cambio mi cámara analógica por una digital y en consecuencia, hombre de gatillo fácil que soy, me dejo llevar hasta las más de 6.000 fotos con las que cuento en la actualidad. No hace falta que las veáis todas.